Hoy sólo faltan 109 dias
para el Domingo de Ramos

Ignacio del Rey proclamó la XL edición del Pregón Universitario

Ignacio del Rey pronunciando el pregón Universitario/Carmen Rodríguez Endrina

Semana Santa de Sevilla 2013

CARMEN RODRÍGUEZ ENDRINA. Pasadas las 20:30 horas del martes día 12 de marzo, comenzaba el acto en el que tendría lugar la XL edición del pregón universitario organizado por la Hermandad de los Estudiantes. En esta ocasión, Ignacio del Rey Molina, estudiante de grado en Ciencias Políticas y de la Administración de la Facultad de Derecho de la Universidad de Olavide sería el encargado de deleitar a los presentes con su pregón.

En un paraninfo abarrotado de cofrades (hubo incluso que hacer cola antes del inicio) se encontraban la directora del secretariado de seguimiento y acreditación de títulos de la Universidad de Sevilla, Mª Dolores Herrera, en representación del Decano de la Universidad de Sevilla, Antonio Gallardo, Decano de la Universidad Pablo de Olavide,  el presidente del Consejo General de Hermandades y Cofradías, Carlos Bourrelier, Antonio Piñero, Hermano Mayor de la Hermandad de los Estudiantes, varios consejeros del Consejo General de Hermandades y Cofradías, el pregonero de la Semana Santa de este año, Francisco Javier Segura Márquez, así como el de las Glorias, Antonio Gila, acompañados de otros pregoneros universitarios como  Emilio Jiménez, así como pregoneros de la Semana Santa de Sevilla como Fernando Cano o Ignacio Pérez Franco.

Tras la presentación del pregonero a cargo del propio hermano mayor de la Hermandad del Martes Santo, Ignacio del Rey se dirigió al atril y tomó la palabra durante una hora y veinticinco minutos que  a muchos de los presentes les supo a poco. Comenzó su disertación comparando el camino hacia el Rectorado con su camino hacia San Antonio Abad, para mostrar a los universitarios lo que es su ‘madrugá’ particular.

Un pregón marcado por la Fe, por la espera del año que se le antoja eterno al pregonero. Un puente que cruza Sevilla de puerto a puerto que nació para contemplar el rostro de la Esperanza. La Amargura o el Gran Poder. La ovación quizás más larga fue para sus versos a la Piedad del Baratillo, hermandad del pregonero.  Buena Muerte y Angustia de los Estudiantes. No faltó tampoco la protesta. “No me tiembla la voz” decía el pregonero mientras criticaba los recortes en educación.

Un Rosario de cuentas que son sus manos y recorren los misterios de Sevilla hasta enmarcarse en San Jacinto con la Estrella. Para Ignacio del Rey, el rostro de Dios se esconde bajo la mirada de la Esperanza Macarena.

Para poner punto y final al sueño que, según el pregonero se consumía, pronunció la palabra que omitía desde el principio. Aquella que se le atragantaba. El final del pregón, para Ignacio del Rey es casi el principio, el lugar en el que se abuelo lo enseñó a amar la Semana Santa, delante de Jesús Nazareno de la Hermandad del Silencio.

Ignacio del Rey Molina no solo logró completar el aforo del paraninfo de la Universidad de Sevilla sino que tuvo a un gran número de universitarios y cofrades de pie durante más de una hora escuchando su disertación, una disertación que cumple su LX edición de la manera que mejor podría hacerlo. Convirtiendo el paraninfo en una capilla que aplaudía las palabras de Ignacio del Rey Molina de manera incesante al finalizar su proclamación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month [email protected] day *